Un emulador no es lo mismo

FacebookTwitterGoogle+Share

Llevaba años (decadas?) sin jugar con un Commodore 64 de verdad. De hecho sin jugar con una Nintendo de verdad o un Spectrum de verdad.

Aunque tengo todos, uso los emuladores por una cuestión de comodidad y espacio. Me autoconvencia diciendome que esos emuladores son muy buenos, que me puedo grabar la partida en cualquier punto etc, etc.

La verdad es que en la Xbox están todos muy bien, y lo puedes ver en la tele casposa, con esta definicion de antaño. Pero hoy, he tenido que probar un Commodore 64 que ha caído en mis manos.

No se me ha ocurrido otra cosa que probarlo con el Express Raider. Ya ni me acordaba de que iba el juego.

Es un clon de Kung Fu Master, que para eso son los dos de la misma casa, pero con vaqueros encima de un tren, y con perros y bombas metidos en el ajo.

A pesar de que el joystick que he usado ha tenido mejores épocas, la sensación ha sido increible. Que colores, el sonido de la locomotora, que movimientos, con esta diagonal del Quickshot que no va ni a tiros. Creo que me lo voy a intentar buscar un hueco en casa para poderlo dejar instalado permanentemente y rescatar el Miami Vice.Como el Kung Fu pero con vaqueros Probando, probando

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.