Slipstream para Nintendo Switch. Ridge Racer con sabor a Mega Drive

FacebookTwitterPinterest

Esta semana ha llegado a las tiendas digitales de Nintendo, Sony y Microsoft Slipstream. Un delicioso cóctel con ingredientes de Lotus Turbo Challenge, OutRun y OutRun 2006 para consolas modernas.

Aunque se publicita como «el hijo de OutRun y Ridge Racer» muy bien podría ser un OutRun 2006 si este hubiera existido en la Sega Mega Drive.

El juego fue concebido como un juego para Steam, desarrollado por una sola persona, el programador Brasileño Sandro Luiz de Paula y ha sido portado y publicado para consolas por el estudio Español BlitWorks.

Slipstream es un claro homenaje a OutRun pero brilla con personalidad propia. Lo que el juego nos presenta es un arcade de carreras con gráficos retro. Y no hablo de algo del estilo de Formula Retro Racing o Hotshot Racing, que presentan un diseño gráfico que bien podrían ser juegos de Dreamcast o Sega Saturn.

Slipstream más bien parece un juego de Sega Mega Drive. Aunque claramente se inspira en OutRun, muchas pantallas recuerdan a Lotus Turbo Challenge, sin que esto sea un demérito de manera alguna.

El objetivo del juego es el mismo que en OutRun. Llegar a la meta final a través de preciosos paisajes, tras varias fases en las que al igual que OutRun, al final de cada una podemos tomar una bifurcación a izquierda o derecha.

Ahora bien, si antes os he mencionado OutRun 2006 es porque los derrapes juegan una parte fundamental en la mecánica del juego. Porque Slipstream no es un refrito moderno del juego de Sega. Si no llegamos a dominar la técnica de derrapar, tenemos muy difícil, por no decir imposible completar el juego.

Slipstream

No todo son dificultades. Si nos colocamos al rebufo de un contrincante conseguiremos más velocidad para efectuar adelantamientos. Esto que en inglés se denomina «slipstreaming» es lo que da nombre al juego.

Además, al igual que ocurre en otros arcades modernos, Slipstream nos permite rebobinar cinco segundos cada cierto tiempo si tenemos un accidente.

Slipstream

Sabor retro con jugabilidad moderna y mucha variedad.

En este juego no nos vemos limitados a un solo coche. Podemos elegir entre varios modelos de los 80 y 90, eso si, sin licencia, y por eso los nombres han sido alterados.

Yo estoy jugando con el Lancia Delta que aquí se llama Epsilon, pero también tenemos los trasuntos del Mitsubishi GT 3000, Lotus y Nissan.

Slipstream
Coches de los años 80 y 90 para elegir

Slipstream nos ofrece 6 modos de juego algunos de ellos con opción de hasta 4 jugadores con pantalla dividida:

  • Grand Tour: a través de cinco etapas, con corredores rivales y caminos ramificados.
  • Cannonball: modo de carrera personalizable con tráfico, rivales y más.
  • Gran Premio: modo campeonato compuesto por cinco carreras, con puntuaciones de temporada y personalización opcional de los vehículos.
  • Single Race: una carrera en cualquiera de las 20 pistas del juego.
  • Time Trial, una carrera en solitario contra el tiempo.
  • Battle Royale, un modo de carrera de resistencia de eliminación.

El juego es una pasada. No tiene nada que envidiar a alguno de los que he mencionado más arriba, incluso en mi opinión es superior a 80’s Overdrive.

El único «pero» que le puedo poner, es que es imprescindible dominar los derrapes, y que a veces salen curvas de la nada, de una forma más abrupta incluso que en OutRun.

Afortunadamente, el juego incluye una opción que permite reducir la velocidad del juego hasta en un 50 %, dando a los jugadores más tiempo para reaccionar, pero manteniendo la física del juego exactamente igual.

¿Cuánto cuesta Slipstream?

Slipstream tiene un precio de 8,99 Euros en todos los sistemas. Algo bastante ajustado para toda la variedad y diversión que ofrece.

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja un comentario