Videojuegos de la saga Rocky: Rocky Legends PS2 – Xbox

FacebookTwitterGoogle+Share

Hoy se estrena la película Creed 2 en España, y os traigo mi favorito entre todos los videojuegos de Rocky que existen, al menos hasta el 2019: Rocky Legends.

Dos años después del anterior juego de Rocky , Venom Games nos trae este juego, aparentemente innecesario, y que a priori parece un refrito del anterior, pero que en mi opinión lo supera con creces.

La principal novedad de este Rocky Legends es su modo de carrera, que esta vez no se limita a la de Balboa, sino que te permite elegir jugar como sus grandes enemigos, Clubber Lang, Ivan Drago o Apollo Creed y vivir sus carreras.

Desafortunadamente, Tommy “la máquina” Gunn se quedó fuera del modo historia, lo que es muy extraño teniendo en cuenta que los demás personajes están disponibles.

Al igual que en algunos de los anteriores, tenemos varios modos de juego.

El modo carrera es esencialmente un montón de combates de boxeo encadenados con una escena de corte ocasional. Al igual que Fight Night 2004, que salió a la venta a principios de ese año, tienes la oportunidad de construir tu púgil entre pelea y pelea.

Además del modo carrera hay algunas opciones de juego diferentes en este Rocky Legends. Tienes un modo de torneo en el que puedes competir con tres niveles de dificultad y abrirte camino a través de este.

En el modo exhibición, podemos participar en combates informales en algunos entornos menos habituales como el exterior del gimnasio de Mickey.

Otra novedad de este Rocky Legends es el pequeño modo de supervivencia (bloqueado al principio). En el, al igual que en los juegos de lucha, pondrás tu habilidad a prueba, viendo cuánto tiempo puedes ir boxeando a un oponente tras otro sin parar sin que te salve la campana.

También encontramos el sistema de entrenamiento entre combates, que se basa en minijuegos, tan difícil como siempre, pero gracias al cual podremos aumentar las habilidades de nuestro boxeador.

La habilidad del luchador se divide en cinco características: Fuerza, Velocidad, Resistencia, Determinación y Movimiento.

Cuando entrenas tienes la posibilidad de subir un atributo por 10 puntos o si eres una persona con poca paciencia como yo, puedes ponerlo en modo automático, pero obviamente, nunca incrementará las habilidades del púgil como si te esfuerzas en modo manual. Con la función de training automático sólo ganarás 5 puntos. Al principio serás un mindundi, pero a medida que pase el tiempo tus estadísticas aumentarán.

Es cierto que Rocky Legends se parece mucho al anterior juego lanzado 2 años antes en Xbox, GameCube y PS2. El sistema de juego es casi el mismo.

¿Entonces por qué me gusta tanto Rocky Legends?

Sin duda creo que uno de los grandes puntos diferenciador con el anterior juego es la banda sonora.

Este si tiene los temas de las películas originales. Pero lo mejor, es que cuando estamos peleando, y estamos a punto de ser derribados o de tumbar a nuestro adversario se activa la música épica (el tema es Conquest de Rocky II, si no recuerdo mal) dando una ambientación increíble al juego.

Gráficamente también encuentro esta entrega superior a la anterior. Además, este en particular, sólo lo he tenido en la versión Xbox, superior en todos los aspectos visuales a su versión de Playstation 2, y como es lógico, tanto por tiempo transcurrido, como por potencia gráfica al Rocky de GameCube. El sistema de deformación que permitía al juego mostrar las caras hinchadas de los boxeadores ahora se extiende hasta el pecho, por lo que podemos ver las costillas troncharse.

Los otros puntos positivos se atribuyen a los diferentes lugares en los que se puede boxear, desde una base militar rusa, peleas callejeras, celdas de prisión, y un feria ambulante, que quizás no tengan mucho que ver con las películas, pero desde luego le dan un toque variopinto.

Otra parte sorprendentemente buena de Legends es que cada luchador tiene algunas técnicas diferentes para mejorar sus características similares. Por ejemplo en el entrenamiento, Rocky hace guantes para añadir más fuerza, pero Clubber Lang usa el entrenamiento de abdominales.

No se… quizás sea el poder darle una nueva oportunidad de revancha a Apolo, o las escenas de corte, pero lo cierto es que para mi, Rocky Legends es uno de los pocos títulos por los que intento que mi Xbox siga operativa, y guardo otra de repuesto.

Aunque se cotiza un poco más que el anterior Rocky, no deberías de pagar más de 15€ por Rocky Legends en 2019, por lo que si todavía conservas tu vieja PS2 o Xbox puedes animarte a atizar unos golpes con Rocky después de ver Creed 2.

Este post contiene enlaces de afiliación

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja un comentario