RetroGamer numero 117: Sega Master System y arqueologí­a en casa

FacebookTwitterPinterest

Este es un post que escribí­ en el año 2013. Aun así­ mi opinión sobre la Sega Master System no ha cambiado, y ya entonces escaneé el primer catálogo de la consola que hubo en España

La RetroGamer inglesa de este mes dedica su portada a la Sega Master System. A pesar de lo que puede parecer si miramos la portada, que nos puede hacer pensar que vamos a encontrar con un monográfico sobre la sega de 8 bits, la verdad es que dentro encontramos sólo un artí­culo más bien escaso sobre  ella.

La Sega Master System fue mi segunda consola, después de la Atari 2600, pero en medio de ambas tuve el Commodore 64 que vendí­ para comprarme la Sega.

Me he arrepentido toda la vida de haber cambiado el Commodore por la Sega Master System y yo creo que esto, junto con el posterior descubrimiento de la Nintendo NES, hizo que inconscientemente la apartara de mi lado.

Quizás fui un poco injusto con ella, porque la verdad es que aunque no tuve muchos juegos, todos me dieron incontables horas de diversión. Mi unidad es de las primeras que hubo en España, debe de ser del 87/88 y está distribuida por Proein antes de que empezara la distribución de Sega en España.

Mi compra de la Sega Master System.

La consola me costó 20.000 ptas según se puede leer en la etiqueta de precio de «la flecha verde» (hubiera jurado que fue más). Incluía una versión en tarjeta del juego de los recreativos «Hang On«, y aunque el juego no era muy malo, la comparación con el arcade hací­a que la impresión que dejaba fuese peor que lo que el juego en realidad era.

Primer catálogo de Master System que hubo en España:

Los cartuchos de 4 Megas de Sega Master System.

Al poco tiempo me compré el juego Afterburner, el primer cartucho de 4 megas! y ese fue otra historia.

Los gráficos eran increí­bles así­ como la jugabilidad, al igual que pasó con Out Run. A dí­a de hoy me siguen pareciendo dos de las mejores conversiones de las recreativas de aquellos tiempos.

Después hubo muchos y muy buenos juegos como Wonderboy 2, Bank Panic, Rambo III o Golvellius, este último un excelente juego injustamente olvidado.

Allá por el año 90 o 91 la consola empezó a fallar. No arrancaba bien, y no me preguntéis como, llegué a descubrir que si le soplaba con un secador de pelo con aire caliente, la consola arrancaba bien, pero con tiempo, llegué a cansarme del método del secador y la mandé reparar, aunque me sustituyeron toda la placa, por lo que de mi consola original queda la carcasa, pero el interior no es el suyo original.

El reencuentro.

Recientemente, no se como, descubrí­ que en Japón habí­a salido una versión de H.E.R.O, uno de mis juegos favoritos, para la SG-1000 (la abuela de la Master), así­ que metí­ la rom en el emulador de la Master, que puede correr los juegos de la SG-1000 y a partir de ese momento, he empezado a revisar viejos juegos de la consola que tení­a en el olvido.

Para ser justos tiene auténticos juegazos. Creo que uno de los problemas del catálogo de esta máquina está en los últimos juegos. Las compañí­as se dedicaban conversiones de Mega Drive, donde lo único igual era el tí­tulo y la portada, haciendo ports muy regulares, ya que la máquina no daba más de sí, en lugar de centrarse en hacer juegos originales que fueran divertidos.

Portada Activision H.E.R.O SG1000

Esto en mi opinión ensombrece el recuerdo de los primeros tí­tulos del catálogo, donde habí­a auténticas maravillas.

En este último mes he pasado mucho tiempo jugando a clásicos que tení­a en el olvido, y el artí­culo de la revista ha sido el empujón que necesitaba para decidirme a enchufar la consola de nuevo.

La primera fase del proyecto consiste en desempaquetar la consola para ver si funciona, ya que si la memoria no me falla, la guardé en 1994, así­ que ha llovido mucho y a lo peor no arranca.

Si funciona bien, compraré un Master Everdrive , ya que además según tengo entendido, también corre los juegos de SG-1000, que son algunos de los que más me interesan.

Además en la búsqueda he tenido la suerte de encontrar mi Atari Lynx que llevaba años buscando y un joystick Telemach de Mega Drive nuevo, una rareza, que guardé en su momento porque la disposición de los botones lo hace muy malo para usar en una Mega Drive, pero que me va a venir de perlas para usar en la Master, Atari y Commodore 64. Espero tener suerte y no tener que volver a tirar de secador para que arranque.

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja un comentario