Los mejores juegos de Commodore 64: V – The Computer Game

FacebookTwitterShare

V es un juego de Ocean Software del año 1986.

Llegaron en 50 naves nodrizas, ofreciendo su amistad y tecnología avanzada a la tierra. Escépticos con los visitantes, Mike Donovan y Juliet Parrish se infiltraron en sus filas y pronto descubrieron algunos secretos sorprendentes… La resistencia es todo lo que se interpone entre nosotros y los Visitantes.

Hay dos objetivos principales en este juego. El primero es esparcir el polvo rojo por toda la nave. El polvo rojo es una bacteria contra la que los visitantes no tienen inmunidad. El otro objetivo es colocar bombas para volar 5 objetivos principales de la nave. Y por supuesto, debes escapar antes de que la nave nodriza explote.

Para ello en primer lugar debes de ser capaz de abrir puertas, si no, no podrás salir ni de la primera pantalla, y para ello debes de familiarizarte con los números «lagarto» que hay a la derecha del panel de control.

Panel del control con símbolos alienígenas.

El panel se divide en dos mitades. La mitad izquierda son las acciones que podemos ejecutar con Donovan, y la mitad derecha son los números alienígenas.

Moviendo el mando hacia abajo entramos en el panel de control, y pulsando el botón de la esquina inferior izquierda tenemos acceso a la posibilidad de hackear los códigos de acceso lagartos, y así abrir las puertas. Para ello, debemos de conseguir que todos sean iguales, jugando con los símbolos de la derecha.

Yo siempre lo hacía a base de prueba y error, y aunque no os lo creáis siempre conseguía salir. Aunque como es lógico, la combinación sigue un algoritmo.

En esta página tenéis como descifrarlo:

http://www.gsldata.se/c64/v/doors.html

Una vez conseguimos salir de la primera pantalla, después de mucho esfuerzo, la aventura no ha hecho más que comenzar.

La nave está dividida en cinco planos y cada uno tiene 16 plantas. Para subir y bajar plantas usamos los tele transportadores verdes que hay en el suelo, situándonos encima y empujando el mando hacia abajo.

Para desplazarnos entre los planos usamos unas puertas que tienen un símbolo amarillo o rojo. Ya sabiendo cómo desplazarnos, hemos de conseguir la fórmula del polvo rojo.

En cada plano, hay dos laboratorios. Hay un ordenador en cada laboratorio. En una de las computadoras de un plano, hay una quinta parte de la fórmula del polvo rojo.

Para poder hacer el polvo rojo, se necesitan las 5 partes de la fórmula. Ya es complicado, pero ahí no acaba la cosa.

Cuando las tengas todas, usa la recuperación de datos en tu panel de control para mostrarla, suma los números, conviértelos en la base 6 con la tabla de abajo e introduce el número calculado en la computadora de la planta de aire.

Un ejemplo: Supongamos que has recogido la fórmula completa, y se lee 0 5 0 3 1 (en dígitos de visitantes).

La suma es 0+5+0+3+1=9, que luego se convierte en 13 usando la tabla de abajo. Entonces los dígitos lagartos 1 y 3 son los que deben ser introducidos en el ordenador de la planta de aire.

Por supuesto, yo no sería capaz de descifrar esto ni en tres vidas, y lo he obtenido de la web que os he enlazado más arriba.

Pero con esto el pobre Donovan no ha terminado con los lagartos. Ha de colocar cinco bombas en cinco lugares estratégicos de la nave alienígena que son estos:

  1. LA ENTRADA DE AGUA
  2. LA PLANTA DE PURIFICACIÓN DE AIRE
  3. EL ORDENADOR CENTRAL
  4. EL REACTOR NUCLEAR
  5. EL HANGAR DE ATRAQUE.

Además en las instrucciones del juego que nos daba ERBE no quedaba muy claro si primero teníamos que esparcir el polvo, colocar los explosivos o si podíamos ganar el juego haciendo solamente una de las cosas.

Si os queda alguna duda sobre la dificultad de este juego, os invito a ver el mapa completo en su versión de ZX Spectrum y alucinad con el tamaño del mismo. Chungo hasta para el estándar de los ochenta.

«V» es un juego para un jugador.

Como lo descubrí:

¿Cómo no ibas a querer estos juegos con esa publicidad? Fue verlo en el rastro de Madrid y tirarme a por el.

La que veis aquí abajo es la misma copia que compre aquel domingo de abril de 1986.

La fecha que veis en el lomo, era un control de garantía del camello del rastro. De esta manera sabían cuando te habían vendido el juego, y sólo atendían tu reclamación en caso de que este no funcionara en un plazo de tiempo razonable. Ese plazo normalmente eran dos domingos después de la fecha de compra, como máximo.

Curiosamente en este caso, se equivocaron al poner el sello, y lo fecharon en 1988, aunque fue comprado en 1986 con total seguridad. He comprobado que el 20 de abril del 86 fue domingo, y además en el 88 yo ya no tenía el Commodore 64, pero esa ya es otra historia.

A pesar de su complejidad para jugar, como hasta el domingo siguiente no llegaban juegos nuevos, me pase toda la semana dale que te pego, intentando descifrar los códigos reptilianos, y deambulando por la nave.

Aunque lo he incluido en esta serie de artículos con los mejores juegos del C64, lo cierto es que es un juego que tiene un tremendo problema de jugabilidad, al que no ayudó en nada el manual de instrucciones.

Aún así es uno de mis juegos favoritos, por todos los recuerdos que me trae, tanto por la serie de televisión, como por aquellos domingos por la mañana, comprando juegos infringiendo la ley en el rastro de Madrid.

Podéis probarlo en vuestro emulador favorito, el Commodore 64, o con los nuevos C64, pero en ese caso, os aconsejo leeros antes la guía que os dejo más arriba. Advertidos quedáis.

Video:

¿Quieres comprar The C64?

Si lo haces en Amazon a través de este enlace, a ti te cuesta igual, y a mi me dan unos céntimos que me ayudan a pagar el servidor.


Para esta serie de artículos he consultado varias fuentes. Principalmente mi cabeza, y para las imágenes, Lemon y Moby Games

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja una respuesta