Los mejores juegos de Commodore 64: B.C II Grog’s Revenge.

FacebookTwitterPinterest

B.C II Grog’s Revenge es un juego de Sierra Online del año 1984.

La búsqueda continúa. Thor ha sobrevivido a la búsqueda de neumáticos. Ahora tiene una nueva búsqueda… ¿de almejas?

Así­ es. Thor está buscando el significado de la vida, pero para llegar allí­ debe tener almejas.Oh, pero es un viaje difí­cil.

Subir colinas empinadas, esquivar rocas y baches.Acelera a través de cuevas traicioneras evita los Ruedidáctilos y a el poderoso Grog.

Sigue el camino recto y estrecho. Cruza cada puente a medida que llegues a él. Decide entre tomar el camino de arriba o el de abajo y podrás aprender el significado de la vida.

Sí­, vale la pena cada almeja para ver la Venganza de Grog.

Simplemente leyendo el texto que os he pegado más arriba, que es una traducción de la parte trasera de la caja, véis que no os podéis tomar B.C II Grog’s Revenge muy en serio.

La propuesta es muy alocada. Somos un cavernícola que se desplaza en un monociclo, y tenemos que recoger del suelo tantas almejas como podamos durante nuestro avance, ya que por lo que se ve, eran la divisa de la edad de piedra.

Dicho así parece fácil, pero el uniciclo corre que se las pela, y por supuesto, en el suelo además de almejas hay piedras, que si no esquivamos, nos harán dejarnos los dientes en el suelo.

Además el camino es muy estrecho, por un lado tenemos la ladera de la montaña, contra la que podemos estrellarnos, y por otro lado el barranco, que evidentemente también nos hará perder una vida en caso de precipitarnos por el.

También habían inventado ya los peajes por aquel entonces, y cuando encontremos uno en nuestro camino, más nos vale haber recogido más de cien almejas, o el vigilante del paso también nos quitará una vida.

Por si os parece poco, también nos pueden matar los hoyos, los Ruedidáctilos o el mismísimo Grog.

Un arcade frenético, para jugar partidas rápidas que va a poner vuestros nervios a prueba.

«B.C II Grog’s Revenge» es un juego para uno o dos jugadores (por turnos).

Como lo descubrí­:

Aunque viendo el tí­tulo, podrí­a parecer que llegué a él tras jugar a la primera parte, lo cierto es que jugué a este primero, y tampoco conocí­a el cómic de los años 50 en los que está basado.

Tampoco fue gracias al magní­fico anuncio de la Commodore User que os dejo aquí­.

Fue mucho más casual ya que simplemente me llegó en una cinta, grabado con otros cuantos juegos, y tras cargarlo, me encontré con unos gráficos super coloristas y una jugabilidad que a pesar de lo simple de la propuesta del juego, me enganchó horas y horas.

No tuve que ser el único, ya que el juego fue uno de los bombazos de ese año, recibiendo un 91% en la revista Zzap! 64.

Jugado hoy en día en mi C64 Maxi, todavía puedo entender porque me cautivaron esos gráficos, pero la jugabilidad se me resiente.

Me parece que es tremendamente difícil, no si es debido a que mis reflejos ya no son los de entonces, o será por la respuesta del mando del C64 Maxi, pero tan solo una partida he conseguido recolectar algo más de cien conchas. Seguramente será culpa del mando 🙂

Os animo a probarlo en vuestro Commodore o emulado y ver si se os da mejor que a mi.

Video:

¿Quieres comprar The C64?

Si lo haces en Amazon a través de este enlace, a ti te cuesta igual, y a mi me dan unos céntimos que me ayudan a pagar el servidor.


Para esta serie de artí­culos he consultado varias fuentes. Principalmente mi cabeza, y para las imágenes, Lemon y Moby Games

PUBLICIDAD

Puedes dejar un comentario con toda tranquilidad. No te pido tu email y no almaceno tu dirección I.P. El comentario quedará pendiente de aprobación hasta que compruebe que no eres un bot Ruso. No te preocupes, apruebo todos si no son ofensivos, aunque a veces tardo un día en hacerlo :)

Deja una respuesta